A través del Plan Colmena dos familias coclesanas recibieron una casa cómoda y segura

  • B-7
  • B-4
  • B-3 (1)
  • B-5
  • B-8

El Plan Colmena sigue trasformando la vida de familias panameñas que viven en estado de vulnerabilidad. A través de este programa, dos familias de la provincia de Coclé recibieron las llaves de su nueva residencia que desde hoy le proporcionará, alegría y felicidad.

La primera vivienda fue entregada a Miriam Rivera, Alexis Martínez y sus cuatro hijos, todos menores de edad. La familia que reside en la comunidad de Las Guabas, corregimiento de Antón Cabecera en Coclé, había perdido su casa por las inundaciones que registrada en el lugar.

Miram de 38 años recibió las llave de su casa de las manos de la viceministra de Desarrollo Social, Milagros Ramos Castro, y del Ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIVIOT), Rogelio Paredes.

La familia fue seleccionada a través del Plan Colmena, que está mejorando la calidad de vida de más de 777 mil panameños, que viven en los 300 corregimientos más vulnerables del país.

La vivienda que fue construida por el MIVIOT, cuenta con dos habitaciones, baño higiénico, cocina, sala-comedor, lavandería y portal. A través del MIDES la casa fue equipada con dos camas, estufa, comedor y otros artículos de primera necesidad.

La segunda casa fue entregada en la comunidad de El Ciruelito, corregimiento de Río Grande, a la señora Elizabeth Navarro, quien vive con sus cuatro hijos.

La casa que habitaba la familia Navarro, estaba construida de madera, zinc, lona y se encontraba en riesgo de despoblarme.

Además estaba construida en una zona inundable. A la nueva residencia se le realizaron adecuaciones para la movilidad de Jesús Ayala, hijo mayor de Elizabeth que sufre de una discapacidad producto de un accidente de tránsito.

Miguel Atencio, de la Secretaría Nacional de Discapacidad, entregó una silla de rueda a Jesús para que pueda trasladarse a sus citas médicas.

Miariam y Elizabeth, agradecieron el compromiso que ha sostenido el Gobierno Nacional con las familias que requieren de la protección del Estado. Ambas coincidieron que estas ayudas sociales permiten un desarrollo social en los extractos más humildes.

Las residencias se entregaron en comunidades, donde la incidencia de personas en situación de pobreza es del 33.7% (Antón Cabecera) y 19.9% (Río Grande) de acuerdo al índice de Pobreza Multidimensional (IPM-C) a nivel de distritos y corregimientos elaborado por el Gabinete Social.