Octava Conferencia de Estados Parte analiza los avances y desafíos de la erradicación de la violencia en América Latina

  • WhatsApp Image 2020-12-11 at 11.55.06 AM

Con la participación de ministros (as) de América Latina y el Caribe al igual que autoridades de alto nivel se realizó la Octava Conferencia de Estados Parte, donde se analizaron los avances y desafíos que los países y la región enfrentan en el marco de la Convención Belem do Pará, con el propósito de erradicar la violencia contra las mujeres en América y asegurar sus derechos.

La reunión estuvo presidida por la ministra de Desarrollo Social, María Inés Castillo de Sanmartín, (presidenta saliente de la Conferencia de los Estado Parte del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belén do Pará  – MESECVI) que ofreció un balance de los principales aportes del organismo.

La ministra se refirió a la convención como un espacio de reflexión y debate que tiene la finalidad de facilitar los acuerdos para el impulso de una ruta de trabajo contra los femicidios, la implementación de declaraciones contra la violencia política en contra de las mujeres, así como a situar temas emergentes sobre la violencia en la población juvenil.

Es su presentación repasó los avances que ha presentado el organismo en todo lo relacionado a medidas que han ayudado a frenar la brecha de violencia de género. En ese sentido explicó que el MESECVI participa activamente en mecanismos internacionales y regionales sobre la violencia contra las mujeres y sus derechos, iniciativa creada por la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias.

También colaboran con los proyectos de la Unión Europea EUROsociAL+ y ONUMUJERES y el proyecto especial de violencia Spotlight, mediante iniciativas dedicadas a dar cumplimiento con sus mandatos y el plan estratégico vigente.

La titular se refirió a los avances que Panamá ha hecho en esta materia, como la sanción de la Ley No. 394 que adopta medidas para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia política contra la mujer.

Durante la conferencia se presentaron datos relevantes sobre la violencia contra las mujeres en tiempo de pandemia. De acuerdo a los informes que maneja la organización algunos países y gobierno locales han dado cuenta de un incremento de hasta un 80% en las llamadas a las líneas telefónicas que brindan atención y orientación en casos de violencia.

También se registraron casos contra las mujeres que trabajan en el sector de salud y sus familiares, en el transporte público y en sus propios lugares de residencia.

Los ministros y expertos coincidieron que es necesario seguir reforzando los mecanismos de la región a fin que la mujer tenga a sus disposición las herramientas necesarias para levantar su voz de protesta contra cualquier acto que atente a su integridad física y psicológica.

En este contexto indicaron que la situación obliga a pensar de manera diferente las políticas públicas diseñadas para abordar los altos índices de violencia contra las mujeres en la región, pero también obliga a buscar alternativas conjuntas, con los Estados, con las organizaciones de mujeres, con el movimiento feminista y con las demás agencias multilaterales que están llamadas, a través de sus mandatos, a dar respuesta a la violencia y que, junta y separadamente, están uniendo esfuerzos para responder activa y rápidamente a los efectos diferenciados de esta pandemia.

Durante la actividad se eligieron a las autoridades de la próxima conferencia, cuya presidencia quedó a cargo del gobierno de México; la primera presidencia será ocupada por Argentina; la segunda Vicepresidencia a cargo de Ecuador y la Relatoría será presidida por Panamá.

La Convención de Belem do Pará, que fue suscrita en Brasil y adoptada en 1994 por la Organización de Estados Americanos (OEA), tiene como objetivo prevenir, sancionar y erradicar toda forma de violencia contra las mujeres en el continente Americano.