Beneficiarios de 120 a los 65 en Chiriquí emprenden proyectos

  • 20190301_102332
  • 20190322_111559
  • IMG-20190214-WA0038

Beneficiarios del Programa 120 a los 65 residentes en la provincia de Chiriquí, han emprendido diversos tipos de actividades en busca de multiplicar sus recursos y así mejorar su calidad de vida.

En la comunidad de Bella Vista, en el distrito de Tolé, la señora María Pineda, quien también participa del Proyecto Redes Territoriales, instaló un puesto frente a su residencia ubicada a orillas de la vía panamericana en el que tiene a la venta tembleques, así como vestidos y bolsos con motivos alusivos a la etnia Ngäbe Buglé, mismos que ha aprendido a confeccionar través de las capacitaciones que se dictan en diferentes áreas como alternativa de inclusión productiva.

En el sector de Chiriquicito, en el corregimiento de Hornito, distrito de Gualaca, la beneficiaria Elibrada Cortés de González, mantiene, en tanto un corral donde cría pollos; mientras que Julia Pittí de la comunidad de Alto Letrero está criando cerdos para consumo y venta.

Con estas actividades los adultos mayores beneficiarios cumplen con una parte de las corresponsabilidades establecidas en el programa, pero a la vez fortalecen sus capacidades y se convierten en sujetos activos de su propio desarrollo al practicar medidas de autosostenibilidad que le ayudan a incrementar sus recursos y mejorar su calidad de vida.

De esta manera, el MIDES continúa demostrando que no sólo realiza entrega de transferencias monetarias condicionadas; sino que está capacitando y brindándole a las personas de bajos recursos las herramientas necesarias para que sean ellas mismas las forjadoras de un mejor futuro.

Te puede interesar...