Cinco familias de escasos recursos recibieron asistencia social por parte del Gobierno Nacional

  • Cinco familias de escasos recursos recibieron asistencia social por parte del Gobierno Nacional (2)
  • Cinco familias de escasos recursos recibieron asistencia social por parte del Gobierno Nacional (3)
  • Cinco familias de escasos recursos recibieron asistencia social por parte del Gobierno Nacional (1)
  • Cinco familias de escasos recursos recibieron asistencia social por parte del Gobierno Nacional (4)

La ministra del MIDES María Inés Castillo, indicó que en medio de la pandemia se seguirá atendiendo a la población más vulnerable del país.

Cinco familias que convivieron por años en viviendas construidas de zinc y madera, recibieron viviendas cálidas y seguras a través del Plan Colmena con la intervención de diferentes entidades. Las entregas se realizaron en las provincias de Panamá Oeste y Coclé, en lugares de difícil acceso, donde residen familias en pobreza extrema.

La ministra de Desarrollo Social, María Inés Castillo en compañía del ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Rogelio Paredes y la viceministra, Milagros Ramos Castro, entregaron las llaves a los nuevos propietarios que tendrán desde ahora la seguridad de una casa, que les permitirá mejorar su calidad de vida.

La primera entrega se realizó en el sector del Bajo Bonito, en el corregimiento del Cacao, distrito de Capira, donde la pobreza multidimensional es del 78.4% de acuerdo con el IPM de Corregimiento elaborado por la Secretaria Técnica de Gabinete Social.

Visiblemente emocionados Mirla Chirú y su esposo, Aurelio Benítez, en compañía de sus dos hijos recibieron las llaves de su nuevo hogar. La mujer de 28 años relató que por muchos años vivieron en una casa de zinc a la que se le filtraba el agua cuando llovía.

“Era muy incómodo vivir allí. El calor era insoportable en verano y en la temporada de lluvia, el agua se filtraba, pero no teníamos otra opción. Mi esposo trabaja de la agricultura y lo poco que gana es para cubrir los gastos de alimentación”, comentó Mirla.

Todas las residencias fueron entregadas con camas, estufas y los muebles básicos para su inmediata ocupación.

La ministra María Inés Castillo, explicó que el “Plan Colmena”, fue diseñado para atender las necesidades básicas de la población que vive en pobreza y pobreza extrema. Agregó que a través de la oferta estatal se está atendiendo a los corregimientos más pobres, donde se les brinda los servicios que requieren para potenciar su desarrollo.

La titular de la cartera social explicó que a través de “Colmena”, se identificó las necesidades que atravesaban estas familias. Lo que indica que ya se está atendiendo a la población más excluida.

Para el ministro Paredes “Colmena”, permite integrar a todas las instituciones del Estado y evitar la duplicidad de trabajo. Aquí todos caminamos bajo un mismo objetivo, mejorar la calidad de vida de los panameños que se han quedado atrás en el desarrollo social.

Otras tres viviendas se entregaron en el sector de Las Tibias, El Cristo y La Roda, ambos ubicados en el corregimiento de El Copé, distrito de Olá, provincia de Coclé, donde la pobreza multidimensional es del 77.3% de acuerdo con el IPM de Corregimiento elaborado por la Secretaria Técnica de Gabinete Social.

Iris García en representación de su familia agradeció a las autoridades por su nueva residencia y contó que por muchos años guardaba la esperanza de contar con una casa donde sus hijos se sintieran seguros.

Esta casa me brinda protección sanitaria, – explica Iris –  siempre tuvimos letrina y hoy mis hijos podrán tener la seguridad de contar un baño higiénico, que reduce el contagio de enfermedades.

“Esto es calidad de vida y seguridad. Ahora nos corresponde ampliar esta casa para que mis hijos puedan vivir de la mejor forma”, destacó.

La última residencia se entregó en el sector de Palenquio, corregimiento de La Pava, donde habitan unas 1,820 personas de acuerdo al censo de estimación (INEC -2019) de la Contraloría General de la República.

“Aquí vivimos de la agricultura, pero hoy los trabajos están difíciles de encontrar. La pandemia lo ha detenido todo, comentó Melquiades Pimentel de 33 años, pero nunca me imaginé que en media de esta crisis iba a recibir mi casa, estoy muy contento y agradecido”, relató el hombre.