Lumos busca transformar el sistema de protección de niños y adolescentes en Panamá

  • DSC_2296
  • DSC_2298
  • DSC_2315
  • DSC_2319
  • DSC_2322
  • DSC_2324
  • DSC_2353
  • DSC_2368
  • DSC_2373
  • DSC_2382
  • DSC_2392
  • DSC_2401
  • DSC_2406
  • DSC_2415

La fundación Lumos y la Embajada Británica en Panamá reunieron a expertos mundiales y regionales en protección de la infancia para discutir estrategias y abordar la institucionalización de los niños y niñas en América Latina y el Caribe. Esta organización internacional que proteje los derechos de los niños fue fundada por la escritora británica J.K. Rowling, y expande su trabajo dentro de la región, donde se estima que 240,000 niños continúan viviendo en instituciones.

La escritora británica, autora de la conocida saga Harry Potter, se puso a investigar sobre el tema y encontró que un millón de niños en Europa, después de la caída de la Cortina de Hierro, en 1989, vivía en instituciones. Eso la motivó a crear Lumos, cuya misión es lograr que en 2050 no haya ningún niño o adolescente viviendo en instituciones, ya sea por cuestiones de salud, orfandad o problemas económicos de sus padres.

“Desde entonces hemos trabajado para evitar que eso siga sucediendo. Las investigaciones han mostrado que los niños criados en instituciones no desarrollan todo el potencial de su cerebro y tienen mayores riesgos de participar en actividades delictivas en el futuro. Además, es más costo: con el dinero que se apoya a diez niños para que estén en su familia se financia un niño en la institución”, asegura Georgette Mulheir, directora global de Lumos, quien estuvo en el país para el lanzamiento de la fundación en Panamá.

“El 80% de los niños que viven en instituciones no son huérfanos, están allí porque sus padres son pobres y no pueden mantenerlos de forma adecuada”, señaló Mulheir. El acompañamiento a las familias, la capacitación a funcionarios y la asistencia técnica a los gobiernos en la formulación de nuevas políticas han sido claves en los cambios alcanzados en los sistemas de protección de la niñez.

En representación del Gobierno Nacional, asistió la Ministra de Desarrollo Social Michelle Muschett quien agradeció profundamente la generosidad y compromiso del Embajador del Reino Unido en Panamá, Damion Potter, por acoger el acto de y bienvenida al país a la fundación Lumos, y manifestó que definitivamente juntos se pueden unir fuerzas en pro al bienestar, la protección y defensa de los DDHH de nuestros niños y niñas.

“En 2015, desde la SENNIAF, con el apoyo técnico de UNICEF y RELAF, se desarrolló un programa piloto para alternativas de acogimiento familiar, siguiendo una estrategia de desinstitucionalización que busca la reinserción a su familia de origen o, cuando esto no sea posible, la inserción a otra familia a través de la adopción.  Como consecuencia, surgió la necesidad de establecer un espacio de encuentro a través del cual las entidades de protección que llevan a cabo esta estrategia, puedan coordinar con las instituciones de gobierno las atenciones y apoyos específicos requeridos para continuar y fortalecer los programas de acogimiento familiar y dar seguimiento a los casos de egresos de NNA albergados en instituciones de protección”, destacó la Ministra destacó Muschett

La próxima semana, estaremos formalizando la instalación de este Comité en virtud del mencionado decreto, y se validará la hoja de ruta nacional para la estrategia de desinstitucionalización de NNA 2019-2023 y su plan de acción 2019-2020, como instrumento de planificación y trabajo.

Colombia, Haití y ahora Panamá son las tres naciones de esta región a las que llegó Lumos, en su propósito de continuar su expansión a Latinoamérica y el Caribe, ya que es parte de una estrategia a largo plazo para desarrollar modelos de cuidado familiar en diferentes regiones del mundo, pues se estima que 8 millones de niños y adolescentes viven en orfanatos y otras instituciones, poniéndolos en mayor riesgo de abuso, tráfico y retrasos en el desarrollo.

La fundación asegura que existen estudios en lo que queda demostrado que el cerebro de un niño criado en una institución se desarrolla menos que el de un niño que crece en el seno de una familia. Además, los niños sufren de problemas de afecto y de pertenencia, con lo cual se impacta de manera negativa muchos aspectos de su desarrollo integral.

Te puede interesar...