Productor darienita dona más de 10 mil plátanos al MIDES

  • D4C0B870-EDE2-443A-9BD6-ECA9DE2EDFCE
  • AED48CDD-1B63-4F58-AB58-B153F1761AEE
  • 0D28610C-8A76-492C-A152-DCB2C551C33E
  • DFC00827-D475-4308-B032-F619F3C6467A

César Alvero subió su camión a dos piraguas para navegar por cinco horas desde Boca de Cupe hasta Yaviza. En Tierra firme viajó cinco horas más hasta Tumba Muerto. El productor entregó un cargamento que alimentará a cientos de niños, niñas y adultos mayores de Casas Hogares y Albergues.

César Augusto Alvero, viajó por 11 horas desde Boca de Cupe en la provincia de Darién, a la sede del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) en Plaza Edison en la Tumba Muerto, para entregar un cargamento de más de 10 mil plátanos que tiene un valor comercial en el mercado de 4 mil dólares. El productor comentó a su llegada al MIDES que su familia tomó la decisión de donar la cosecha.

“El gesto desinteresado del señor Alvero nos motiva a seguir adelante. Cada día llegan a nuestras oficinas donaciones de empresas privadas, clubes y de personas que entregan un poco de lo que tienen para que las familias que carecen de alimentos puedan tener comida en sus mesas”, destacó la ministra.

El hombre relató que le tomó cinco horas navegar de Boca de Cupe al poblado de Yaviza y otras seis horas más (a una velocidad moderada por el peso de la carga) hasta el MIDES. Para traer el cargamento debieron subir el camión a dos largas piraguas. Este tipo de maniobras son necesarias para poder llevar a cabo algunas actividades, dadas las dificultades para transportar ciertas cosas de un lugar a otro por lo agreste de la geografía.

Mediante esta iniciativa, César y su familia tratan de contribuir con la crisis que atraviesa el país y agradecer especialmente a quienes trabajan duramente en estos días por paliar los efectos de la pandemia.

“Dono lo que siembro, lo que me ha permitido sustentar a mi familia y verlos crecer sanos y fuertes. No soy rico, pero cuando se trata de ayudar, no es necesario tener dinero, lo que se necesita es tener la voluntad de ayudar a los que menos tienen”, indicó César.

Quien agregó que su esposa también está contribuyendo a detener la pandemia. Orgulloso comentó que su cónyuge, Zoraida Ramos de Alvero, tiene 29 años de servicio. Ella es enfermera en la sala de neonatos del Hospital del Niño. Ella también estuvo de acuerdo que hiciera el viaje hasta acá para entregar el cargamento de plátanos.

“Mi esposa Zoraida, es unas de las tantas enfermeras que no ha parado de trabajar. Ella está al cuidado de recién nacidos y esto me enorgullece porque podemos ayudar a otros con nuestro trabajo. Ella lo hace cuidando a bebes recién nacido y yo cosechando la tierra”, comenta César.

El productor de 61 años finalizó diciendo que lleva 25 años sembrando plátano, ñame y aguacate. Y que gracias a este oficio a podido educar a sus tres hijos.

Te puede interesar...