Trabajadoras Sociales del MIDES participan de la jornada de capacitación denominada “Sensibilización a Población Indígena sobre Violencia Hacia Mujeres y Niñas”

  • Sensibilización a Población Indígena sobre Violencia Hacia Mujeres y Niñas (4)
  • Sensibilización a Población Indígena sobre Violencia Hacia Mujeres y Niñas (5)
  • Sensibilización a Población Indígena sobre Violencia Hacia Mujeres y Niñas (1)
  • Sensibilización a Población Indígena sobre Violencia Hacia Mujeres y Niñas (2)
  • Sensibilización a Población Indígena sobre Violencia Hacia Mujeres y Niñas (3)

La violencia contra la mujer se entiende como todo acto de violencia basado en género que da como resultado un daño o un sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, es por ello que el Ministerio de Desarrollo Social en conjunto con FUNDAMORGAN, llevaron a cabo una jornada de capacitación denominada “Sensibilización a Población Indígena sobre Violencia Hacia Mujeres y Niñas”.

Marina Pérez, subdirectora del Programa de Asistencia Legal Comunitaria de FUNDAMORGAN, explicó que el objetivo de esta capacitación, es el de poder facilitar conocimientos hacia las trabajadoras sociales del MIDES, ya que las técnicas desarrollan su labor profesional en las áreas de difícil acceso obteniendo las herramientas para atender situaciones de violencias domésticas en las distintas comunidades a nivel nacional.

“En estos últimos 10 años el delito de violencia doméstica ha aumentado siendo el segundo en mayor incidencia a nivel nacional, lo cual es preocupante por lo que apostamos por seguir incidiendo, creando oportunidades para brindarle sensibilización y educación a las personas para que puedan identificar que es una situación de violencia y sepan que tienen que hacer, hay mucho por hacer aún, pero estamos trabajando en ese flagelo que afecta a las mujeres y niñas”, añadió Pérez

La violencia contra las mujeres es un delito que no escapa a las Comarcas Indígenas. La falta de conocimiento de sus derechos, el apoyo de sus miembros y de las propias autoridades, hace que ellas no sepan cómo salir de estas situaciones que permean en sus hogares, y se convierten en réplica de generación en generación.

Este plan está dirigido a sensibilizar y empatizar, aclarar conceptos y establece consenso grupal de rechazo hacia la violencia contra mujeres y niñas.

De forma complementaria, se busca impartir lineamientos básicos para lograr el empoderamiento de las mujeres víctimas a partir del conocimiento de sus derechos, fortalecimiento de su autoestima y comprensión de los procesos que experimentan cuando se encuentra inmersa en estos hechos; así como el procedimiento requerido para crear o fortalecerse como actores claves comunitarios en su rol de apoyo y orientación a las víctimas.

Como parte de esta propuesta y de anteriores con este grupo, no buscamos únicamente brindar información sobre el tema, sino que los participantes logren iniciar un proceso interno en el que reconozcan la necesidad de impulsar cambios dentro de sus comunidades y de sus familias, ya que estos cambios ayudarán a una mejor consolidación étnico-cultural y ayudará el crecimiento y desarrollo sostenible de las futuras generaciones.

La violencia contra las mujeres, aunque poco reconocida, es una de las más generalizadas violaciones a los derechos humanos en el mundo. También, es un problema de salud pública que genera graves consecuencias en la salud física y mental de las mujeres.

Te puede interesar...