UNICEF y Casa Esperanza presentan los resultados del Estudio de Percepción sobre la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes en Panamá

  • 688A2533
  • 688A2500
  • 688A2629
  • 688A2667
  • 688A2695

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en asocio con Casa Esperanza realizaron el evento denominado “De los Datos a la Acción” Resultados del Estudio de Percepción sobre la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes en Panamá, con el objetivo de generar un espacio que permita conocer y reflexionar sobre las diversas manifestaciones de explotación sexual que están afectando a los niños, niñas y adolescentes de nuestro país.

El presente informe refleja los resultados de un trabajo de investigación de campo realizado por el equipo de Casa Esperanza en las provincias de Panamá, Coclé, Chiriquí y Bocas del Toro durante el periodo correspondiente a los meses de enero y junio del presente año, el cual se diseña y ejecuta con el apoyo técnico de UNICEF.

Esta iniciativa surge ante la ausencia de estudios y diagnósticos que permitan conocer la realidad de la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes.  La información existente en cuanto a tipologías, grupos etarios y género más afectados se sustentan en el cúmulo de denuncias presentadas al Ministerio Público; sin embargo, la información estadística de casos registrados no necesariamente representa una radiografía del problema real y su incidencia.

El evento contó con la participación de la Secretaria General del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), Dayanara Cáceres, que indicó durante su intervención la necesidad de articular esfuerzos y coordinar acciones en favor de la niñez que se encuentra vulnerables ante este frágüelo.

Para la Secretaria General del MIDES es necesario la participación de todos los actores, tanto del Gobierno Nacional, como de las empresas privadas, la familia y  las organizaciones civiles.

El informe arrojó que las víctimas son percibidas en su mayoría como adolescentes. Comprenden  edades entre los 15-17 años (48.8%), y entre los 11-14  años (34.7) como segundo grupo percibido.  Las niñas y las adolescentes son percibidas como las más afectadas.

Otro dato relevante es que a través de las redes sociales el explotador sexual está contactando a sus víctimas. También se indicó que los lugares de encuentro suelen ser espacios abiertos y que estas citas se registran en horas de la mañana para no levantar sospechas.

Los especialistas acordaron que las conclusiones deben estar dirigidas a crear espacios de aprendizaje y reflexión en las escuelas, universidades e instituto de formación técnica. También se refirieron en la necesidad de vincular la participación de la sociedad civil, iglesia con presencia local en acciones de vigilancia, identificación y referencia de casos vinculados a la explotación sexual.

Se espera que este esfuerzo por obtener información de carácter cuantitativo y cualitativo contribuya con hacer visible lo invisible; intolerable lo que hoy es tolerable, y permita, a su vez, construir un camino en conjunto para la prevención y erradicación de la explotación sexual.

Te puede interesar...