Voluntarios locales y extranjeros se han unido para entregar más de 14 mil bolsas de comida a familias afectadas por la COVID-19

  • DSC_4392
  • DSC_4287
  • DSC_4489
  • DSC_4444
  • DSC_4495
  • DSC_4299
  • DSC_4319

Salen todos los días a la calle para transitar por aceras, calles, trochas y avenidas, para lograr su cometido; entregar diariamente más de 300 bolsas de comidas a familias aisladas que no pueden salir de sus casas, por estar contagiadas o en espera de resultados por posible contagio de la COVID-19.

Este grupo de voluntarios del equipo de trazabilidad del Ministerio de Desarrollo Social está integrado por jóvenes venezolanos, argentinos, colombianos, nicaragüense y panameños que decidieron ayudar a aquellos panameños que se encuentran afectados por este flagelo. A pesar de estar lejos de su tierra natal, estos ciudadanos creen que la mejor manera de enfrentar este virus es apoyarse unos a otros. Los nuestros, se solidarizan con sus coterráneos en su momento más vulnerable.

No reciben honorarios, pero cumplen un horario estricto de trabajo que va de 7:00 a.m. a 2:00 p.m. y de 3:00 a 11:00 p.m. El logro de estos voluntarios es valioso. El último informe registra que estos jóvenes han entregado más de 14 mil bolsas de comida, provenientes de la fábrica de bolsas de alimentos de Panamá Solidario, a 2 mil 970 familias que residen en las zonas de Panamá Centro, Este y Norte de la ciudad.

Pero qué motiva a un joven extranjero o local a extender la mano a un completo desconocido. El colombiano Jhonny Osorio de 25 años  asegura que el voluntariado es una forma de agradecerles a los panameños las muchas oportunidades que le han brindado.

“Con la pandemia muchos hemos perdido empleos, o estudiamos, pero conservamos intacta las ganas de echar para adelante y seguir luchando por mejores días”, indicó Osorio que todos los días llega puntualmente a las oficinas del MIDES en plaza Édison a organizar su ruta de entrega.

Wilmer Cáceres es otro joven panameño que se reúne en el estadio Maracaná, ubicado en el corregimiento de El Chorrillo a repartir alimentos. Su trabajo voluntario evita que las familias que son detectadas COVID-positivo salgan a la calle y contagien a otras personas.

“No es un trabajo fácil, a cada residencia que visito debo hacerlo con mucho cuidado para proteger mi salud, pero al final del día es gratificante saber que estoy ayudando a personas que atraviesan momentos difíciles”, destacó.

Gladys González, asistente de la coordinación nacional de promotores del MIDES, explicó que los voluntarios han aportado una cuota valiosa a la ayuda humanitaria que el Estado ha desarrollado a favor de la población. Para Gladys estos jóvenes se han convertido en héroes anónimos que sin importar los riesgos, cansancio o lo complejo de la situación, salen a la calle a ayudar a los demás.

Desde la propagación de la pandemia el Programa Panamá Solidario que lleva adelante el gobierno nacional ha entregado 4.7 millones de bolsas solidarias a más de 1.7 millones de panameños y panameñas que se encuentra en estado de vulnerabilidad por la COVID-19.