Más de 130 mil mujeres lideran emprendimientos con los programas de Transferencias Monetarias Condicionadas

  • WhatsApp Image 2021-05-06 at 10.44.21 AM (1)
  • WhatsApp Image 2021-05-06 at 10.44.21 AM
  • WhatsApp Image 2021-05-06 at 10.44.21 AM (3)
  • WhatsApp Image 2021-05-06 at 10.44.21 AM (4)
  • WhatsApp Image 2021-05-06 at 10.44.21 AM (5)

Los Programas de Transferencias Monetarias Condicionadas del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) tienen rostro de mujer y es que un informe indica que las mujeres representan el 67.75% del total de beneficiarios que asciende a 192 mil 936 inscritos.

La población femenina en estos programas es de 130 mil 719 en comparación al 32.25% que equivale a 62 mil 217 hombres quienes también forman parte de estos proyectos.

En el programa 120 a los 65 las mujeres representan el 60% con una población de 74 mil 567, mientras que en Red de Oportunidades ocupan el 97.53% con una población de 39,894; en lo que respecta al Bono Alimentario SENAPAN se ubican en un 91.61% con una población de 7,726 mujeres y en cuanto al programa Ángel Guardián representan el 44.65% con una población de 8,532.

La relación con los programas va más allá de recibir una transferencia. Las mujeres han logrado desarrollar actividades avícolas, agrícolas, acuícolas y de agroturismo con excelentes resultados.

En la Comarca Emberá-Wounaan, el programa de Redes de Oportunidades desarrolla proyectos agrícolas y avícolas a favor de 160 familias liderizadas por mujeres rurales, mientras que en todo el país tiene unos 5 mil proyectos donde el 90% son integrados por beneficiarias de los PTMC.

En la Comarca Ngäbe-Buglé y en las provincias de Chiriquí y Veraguas las mujeres trabajan en 150 estanques de tilapias. Cada estanque tiene la capacidad de albergar en promedio hasta 7,000 tilapias que al término de seis (6) meses con un peso de dos (2) libras. Cada tina genera ventas por 14 mil balboas que les representa a las familias ingresos económicos atractivos.

Las mujeres también han incursionado en la cría de aves de corral. A través del programa de Redes Territoriales se han instalado 93 granjas que al término de siete (7) semanas logran pollos de hasta cinco (5) libras. Cada granja es capaz de generar ventas por 625 balboas que si se multiplicamos por el total de emprendimiento, refleja un comercio de 58 mil 125 balboas a favor de las 800 familias que participan de este emprendimiento.

María Panilla del corregimiento de Potrero de Caña en el distrito de Tolé en Chiriquí, tiene una granja avícola, que le ha permitido obtener ingresos muy rentables. El éxito para ella es la organización que recae en una bitácora donde apuntan todo. Esto le ha permitido que el negocio sea una entrada fija de divisas que a todas les beneficia. Lo interesante de este emprendimiento es que se desarrolla en un corregimiento del Plan Colmena, que presenta un índice de pobreza multidimensional del 88.7% según el IPM-C elaborado por el Gabinete Social del MIDES.

Los proyectos agrícolas es otro terreno abonado por las mujeres. Arroz, maíz, guandú, yuca, frijoles, tomates, zanahoria y una amplia diversidad de productos alimenticios, se están cosechando en parcelas agrícolas.

Solo en Chiriquí estos proyectos benefician a 210 familias con una población de 1,050 personas, la mayoría de ellas conformada por niños, niñas y mujeres, mientras en Herrera, Los Santos, Coclé, Veraguas y la Comarca Ngäbe-Buglé, se benefician 2,120 familias que impacta directamente a 10 mil 471 personas que viven en regiones vulnerables.

Intervenciones apoyadas por el Estado

La ministra María Inés Castillo, explicó que las transferencias están generando oportunidades de desarrollo a las poblaciones vulnerables a través de proyectos viables que cuentan con el respaldo del Estado.

Agregó, que el Gobierno Nacional tiene el compromiso de trasladar toda la ayuda que sea necesaria a las comunidades más apartadas mediante capacitaciones y el apoyo técnico de las instituciones rectoras.

“Estos emprendimientos representan para muchas mujeres la primera fuente de ingreso estable. Además, este beneficio monetario es considerado como propio y, en este sentido, consolida su posición en los procesos de toma de decisión del hogar”, explicó la ministra.

Las mujeres entre 30 y 59 años de edad (46 mil 353 beneficiarias) son el mayor grupo dentro de los programas sociales, seguido del rango de edad entre 70 y 74 años (22,470 beneficiarias) y el tercer grupo lo componen las que tienen entre 75 y 79 años (17, 475 beneficiarias).